Olvidé respirar.

Duermo hoy,

a tu piel pegada,

como esa coraza ingrávida 

a la que te debes cuando 

en silencio,

y desnuda de miedos,

acaricias tus sueños.

 

El cielo,

que en la noche 

se desvanece bajo nuestros pies, 

nos regala la luz al final del beso.

El vivir palpitando. 

El ritmo circundante de la vida.

El respirar soñando golpeándonos suavemente el pecho,

rozándonos sin piedad los labios.

 

El abrazo propio

 relegado al cajón de los deseos valientes, 

conscientes.

Tus párpados cerrados

el llanto discreto

tus labios vacíos

proclamando plegarias en silencio 

con las manos. 

 

Cada amanecer,

pongo toda mi esperanza rota en ti. 

Mis caricias llenas de invierno

mecidas por el viento,

en ti.

Para que seas temblor 

suspiro constante,

pupila inquieta,

deseo ardiente,

poema.

 

Busco tu sueño, amor. 

Y he despertado.

Mai Alonso- Olvidé respirar

Una Marca Personal de