View Albums

Me llamo Rebeca

Creo en las pasiones. Las que te hacen sentir vivo. Las que queman por dentro, las que te tiran de la cama, las que te revuelven entre las sábanas, las que te empujan con fuerza hacia la vida y te ponen frente a ella cara a cara. Esas que me hacen viajar por el mundo, pero esta vez, no como huida sino como placer, búsqueda y encuentro. 
Abro mi libreta al azar y leo una de mis notas: “Las grandes pasiones queman por dentro”. No recuerdo donde lo he escuchado. Y debe ser cierto, porque me siento así cada vez que en mis ojos, un detalle, por insignificante que pueda parecer, se hace grande. Y me queman por dentro esas ganas de atrapar el instante perfecto, ese que tantas veces siento que se me escapa. Como ese amanecer que en cuestión de minutos se va abriendo cambiando de forma y color y te deja boquiabierto. En que no quieres parpadear por si al hacerlo, el momento se te escapa y de paso pierdes una lágrima. Como esas tardes de risas y confidencias en un café en que eres consciente por un momento de eso que llaman felicidad y no deseas que acabe nunca mucho antes de que haya acabado. O como en una canción que de pronto te sorprende y te mueve algo por dentro, que al mismo tiempo, te envuelve y te eleva y te hace vibrar en altas frecuencias. y tus pies, que tus pies se muevan por si nunca más vuelves a sentirte, vivo. Esos de tantos momentos fugaces, que todos deseamos captar antes de que se desvanezcan.

Soy fotógrafa, cazadora de pequeño instantes, sueños y estrellas fugaces.. ilusiones, miradas, momentos y bellos lugares.
Cazadora de momentos de felicidad, así me defino.  Si es que acaso, pienso, la felicidad puede cazarse al vuelo antes de que te entre esa mota de polvo  en los ojos y te lloren justo entonces. Justo cuando estás tumbado mirando el cielo, esperando la lluvia de estrellas esa noche de agosto que si te descuidas, justo llega cuando tiene que secártelos. Esos momentos...esas oportunidades que muchas veces, perdemos mucho antes de vivirlos y estar en ellos. También incluso cuando lloramos por lo que ya no debemos y de tanto llorar, ya ni vemos. Y solo cuando los perdemos, cuando sentimos su ausencia o la añoranza porque nunca llegaron o se perdieron,  sentimos el valor que tenían. Y eso, me digo en voz alta, eso si que es dolor.

He perdido muchos de esos momentos en mi vida. Otros, simplemente me han abandonado a lo largo de mi camino. Y a veces inevitablemente , se han ido como escapan esas cosas que no dependen de uno mismo. Y muchas, muchas, me he dado cuenta tarde.  Dicen que nunca es tarde. Y si, nunca es tarde para pedir perdón, para emprender un nuevo rumbo, para construir un nuevo sueño…para lo que queramos. Porque todos sabemos, algunos antes que otros, que la vida ni espera ni avisa.  


Por eso, he decidido hacer de una de mis pasiones, una forma de vida. La fotografía es para mi, algo así como darle sentido a la vida. Cazar la vida, instantes perfectos, felices, … Algo que a veces se ha convertido en algo más difícil que cazar mariposas en diciembre.
En algún momento alguien me dijo que las primeras 1000 fotografías serían las peores, pero que nunca desistiera en el intento. Y pienso  que eso debe ser un poquito como la vida misma. Ahora recuerdo todas esas fotos que guardo en cajas sin clasificar. He perdido la cuenta de cuantas guardo solo para  traerlas al recuerdo de vez en cuando..de cuántas ya ni me acuerdo que guardé y pienso en cuántas seguirán ahí esperando su momento a ser rescatadas, cuantas he desechado, cuantas han sobrevivido al revelado de la vida, cuantas han cumplido con su justo papel, y cuantas he podido clasificar como memorables. Pocas. Muy pocas...
Pero he llegado hasta aquí dispuesta a intentarlo. A lograrlo. A recorrer ese camino en busca de algo mejor, y por qué no, memorable. Porque cuando uno mira al mundo así, con esa mirada y ojos dispuestos a dejarse ir, llega. Arde en deseos. . Y me doy cuenta, de que solo esas veces es cuando puedo captar ese instante mágico, ese gesto, ese momento, como si fuera el ultimo. Porque ese momento de excitación previo o durante , eso que llaman preliminares, ese momento en que aprietas el botón y salta el flash, ese momento presente…deja ya de existir para formar parte del pasado en cuanto pestañeas y los detalles se esfuman antes  de que puedas atraparlos para siempre.

Amo la belleza que se esconde en esos pequeños detalles y en los placeres cotidianos. 
Si… La luz, el ángulo, el flash,el encuadre, todos esos detalles son importantes. Los preliminares tienen su razón de ser. Son parada casi obligatoria, allí por donde pises. Porque cualquiera de ellos, puede cambiar sustancialmente el resultado, la forma de ver y vivir ese momento. Pueden hacer que el resultado sea malo, aceptable, incluso memorable. Esa sensación o sentimiento que luego quedará plasmado en un papel. Escrito en tu vida.  Esos detalles a los que a veces no damos su importancia, pueden hacer cambiar el momento, la foto, incluso la composición del lugar. Pueden hacer cambiar el Mundo en cuestión de segundos. Y hacer que tú, gires con él.

¿Nunca lo has sentido? Seguro que si. Seguro que recuerdas ese momento en que cuando nos escuchamos y nos olvidamos de todo lo demás,  perdemos un poco el norte, el ridículo, la cordura, y a veces, hasta los papeles.

Lo sé, se que es así porque así lo siento desde el momento en que he decidido partir en busca de ese mundo para mí. Para ti. Y plasmarlo en fotografías que haré de cada una de mis ilusiones, mis sueños, de mi. Intensamente de mi. Mia.

Porque a veces soy así, como el café, ese clásico que nunca muere. Suave, fuerte, intensa. 
Porque creo que detrás de una buena taza de café se esconde siempre una promesa, un sueño. Algo en continuo movimiento. Ese momento que invita al placer, convierte las pausas en minutos de sabor intenso y aviva el calor de una buena compañía. 
Y otras, otras soy como ese cóctel tan "cosmo". La versión moderna y sofisticada de un clásico Martini. Esa picante mezcla de triple seco, unas gotitas de limón y el dulce sabor del zumo de arándanos. 

Soy. Soy de momentos, momentos que se viven, que se sienten, con la pasión de la mano. Con los sentidos que sin querer se me escapan. Deseando abandonar el sabor del desaliento, de las sombras y de la quietud, cobarde. Y bailar, bailar como a mi tanto me gusta, todos los bailes que nunca bailé. Oler, todas las amapolas que no llegué a oler, y no volver a ser como esa flor sin olor que muere marchita en un rincón. Y saborear, el sabor de un buen café y la ocasión de ese placer, que nunca disfrutó sin mirar constantemente el reloj. Qué buena forma de vivir, me digo. Y sonrío. Porque ahora, viviré.


Y bailaré. Bailo en todas partes. Porque la vida dormida, no pasa. Y lo que no pasa, no sucede. Y lo que no sucede, sencillamente no existe. Regla número #1 de este baile: Seduce y déjate seducir. Por la vida, el amor, y la pasión. 
Y bailaremos. En el alféizar de nuestras ventanas, en el borde de una taza, en las olas de espuma del café, en el borde de un precipicio, en las vías del tren... Allí donde tú estés, donde la vida y su melodía hagan vibrar el mundo bajo nuestros pies...
Y hoy, esta noche, esta mañana, lo que sea que dure este instante entre nosotros, lo haremos. Bailaremos. Mientras la música suene y tú y yo nos subamos a mis tacones, nos ciñamos a este vestido rojo de curvas inacabadas y le hagamos a la vida el amor. 
Tu pones las ganas y yo el ritmo. El ritmo de mi canción... Así que volemos un ratito a ritmo de los '90, mientras el hombre del piano toca y canta el "Ney, Nah Neh Nah" ... La recuerdas, verdad? 
Cómo no hacerlo... Y es que las grandes pasiones, como las mejores canciones, nunca mueren.
Y si. Prometo escribirte desde cada uno y todos de mis viajes. Porque escribo lo que respiro. Una vida de versos y besos robados, soñados y siempre con el profundo e intenso, dulce y sensual, color rosa carmín del lápiz de mis labios. Con el sabor de ese beso, aún no escrito.

Me llamo Rebeca. Y quiero ser la mujer que siempre deseé ser. La que siempre soñé. La que siempre soñaste. ¿Me recuerdas?

Mai

Maider Alonso 2016 Todos los derechos reservados. 

Enviar

email

Este campo es obligatorio.

Gracias!

En breve me pondré en contacto contigo. 

 

Mai.

Envía un correo a Mai! 

Deja tu mensaje!

Este campo es obligatorio.

Ponte en contacto con Mai

Marca Personal

            creada por  VidaEscrita