View Albums

Le quedas bien a la Vida 

Mai - Le quedas bien a la Vida

Hoy me detuve a mirarte. A mirarte como se mira por vez primera. Con todos los sentidos. Hoy te he visto sonreírte.

Y sí, estabas bella. Mientras te bailabas en ropa interior y de puntillas para no hacer mucho ruido, mientras cantabas en silencio por no despertar aún al mundo. Mientras esperabas el café de la mañana. Mientras esperabas a estar vestida y elegías la ropa indecisa, mientras esperabas a peinar tu pelo alborotado y pintar tus labios con algún color primavera. Sonriéndote con los ojos, y sin saber, que ya estabas bella.

 

Y mientras lo hacías, mientras esperabas, pensé que ni siquiera lo necesitabas. Porque tú ya estabas radiante y dispuesta, tan sólo con la sonrisa puesta. Y al verte tan libre y despreocupada, solo pude pensar que no sé en qué momento te quitaron la arena de entre los dedos. Ni sé en qué momento te soplaron dentro borrando las huellas de tus pasos cansados. No sé en qué momento te mordieron el corazón y lo hicieron estallar en vida para que hoy, yo, nosotros, el mundo, pudiéramos respirarte cada vez que lo abres.

 

No sé, pero hoy que te miro y respiro, pienso que todo lo que tú tenías de final ha dejado de existir. Que todo lo que hay es lo que ves y que ahora no eres fin, eres todo lo que viene después. Detrás, todo eso que queda flotando a tu paso cuando te veo bailar. Todo eso que quedó dormido y que hoy ha empezado a despertar, como en esta mañana en que tú llueves y el mundo hipnotizado, te mira sin pestañear.

 

Y hoy que te he visto sonreír, veo sin remedio, que no hay manera de escapar de ti. Que cuando lo haces, con esa despreocupada manera de ponerte la ropa, la mañana se abre de verdad con tu boca. Y yo, el mundo, pero sobretodo tú, respiras sin saberlo de ese aire que regalas. Ese que decías creer que no pegaba con nada…Pero que tan bien le queda a la vida.

Verte así, reír sin conciencia, a carcajadas, llena de certezas, de canciones e inocencia. Y yo, que hoy te miro a través de tus ojos nuevos, recuerdo que a través de ti el mundo se ve diferente. Que no hay mejor brisa, que no hay mejor filtro, que esa luz que desprendes allí por donde pisas. Tú y tu sonrisa. Que no hay mejor abrazo que el espacio de luz que queda entre tus labios. Que eres sol cuando más llueve y el abrazo para los días nublados. Porque te mire por donde te mire, desde que bailas así vestida, llevas la luz debajo del brazo.

 

Y sí. Había olvidado que es así como tú miras. Que es tu manera innata de ir por la vida. Soñando con ojos abiertos. Mirando suave al corazón. Como si supieras que el mundo está herido, como si supieras de qué hablas… y tú, solo tú, supieras exactamente qué hacer para salvarlo.

 

No sé en qué momento olvidé mirarte, supongo que en ese mismo en que tú te olvidaste lo más importante. Y donde ahora vuelves a encontrarte…a ti. En la misma curva que llevan tus pies cuando caminan descalzos por tu dormido y mudo mundo, que se hace eco y gigante cuando te pronuncio. En esa curva de tus labios que a ti tan poco te cuesta y a mi tanto me gusta. Esa que te mereces y a mí me enloquece.

 

No sé en qué momento me olvidé de mirarte. Pero no esperes más. Porque no lo necesitas.  Y sonríete así, como solo tú sabes, con la euforia propia de la primera vez que uno se enamora. Y ya no pierdas mucho el tiempo en cantar en silencio, ni bailes de puntillas. Pisa el suelo y que la curva de tus pies te impulsen al vuelo. Y tampoco pierdas tiempo en elegir vestido, ni el color de tu sonrisa. Porque debes saber, que ella por si sola, combina con todo. Y que tú así vestida, con solo una sonrisa, ya le quedas bien a la Vida. 

Mai

Maider Alonso 2016 Todos los derechos reservados. 

Enviar

email

Este campo es obligatorio.

Gracias!

En breve me pondré en contacto contigo. 

 

Mai.

Envía un correo a Mai! 

Deja tu mensaje!

Este campo es obligatorio.

Ponte en contacto con Mai

Marca Personal

            creada por  VidaEscrita