View Albums

La Reina niña y su corona magica

Mai - La Reina niña y su corona mágica

Eres,

los pies descalzos y tu sonrisa clara de niña

la luz de la ilusión en unos ojos aún dormidos.

El reflejo de una mirada llena de magia que me regala esta mañana de Reyes, 

una caricia al pasado,

un recuerdo ya olvidado.

 

Hoy, vuelvo contigo a ser esa niña

contagiada de tu pequeña risa,

que llena el aire de colores en esta mañana de enero fría.

Esa niña que se sienta junto al árbol

con su corona de papel peinando sus mechones dorados

deshojando pétalos pintados en su pijama de flores bordado

deshaciendo ilusiones que descansan sobre sus zapatos de baile,

para la ocasión preparados…

 

Esa niña que se sienta esperando encontrar ese regalo, 

emocionada pensando en cómo llegó hasta sus manos. 

Esa que pensó toda la noche si sus majestades vendrían hasta su cama, 

la arroparían con su capa y le harían reina y maga por un día.

Esa que asegura que ellos cruzaron su noche y su bóveda de sueños dibujados,

surcando el cielo cantando canciones y montados en tres dragones.

Esa niña que todavía cree en lo imposible y lo hace realidad,

a golpe de historias soñadas y contadas,

tantas noches entre edredones.

 

Hoy, vuelvo contigo a ver brillar esa magia,

esa que tantas veces llamé 

y que ya creí olvidada.

Esa que hoy sé,

que por mucho que pasen los años,

nunca se fue.

Ella siempre está.

Ella siempre vive,

en ese sentimiento sin límites

sin derroches

sin condiciones,

que nace y crece en todos los corazones.

 

Hoy, vuelvo contigo a girar sin temor,

en el reflejo del amor que me regalas

bailando entre papeles, 

luces y lazos de colores.

Y caemos, 

entre risa envueltas,

como esta realidad que hoy se hace eternidad si queremos.

Caemos para después sentarte en mi regazo 

y abrazarte fuerte entre mis brazos.

Agradecer este presente

y pedirte solo,

que no te vayas.

Que lo hagas.

Que te regales,

a ti, tu sueño imposible, 

quizá olvidado en tu cuerpo ya cansado.

 

Y nunca crezcas.

Nunca dejes de creer.

Haz lo imposible para que seas posible.

Nunca dejes de soplar estrellas,

de escribir tus sueños en tu carta, 

aunque no encuentres lo que sueñas en una caja.

Y nunca abandones,

deja que se derrame esa magia

como esta lagrima que hoy cae dulce y suave,

por mi infancia.

En este regalo que hoy nos hacemos,

en este susurro en tu oído que te dice, 

...suéñate.

En esa niña que te pide, 

...quédate. 

 

Asomas ya… luz de la mañana.

En un cruce de amor y miradas,

en silencio me preguntas dónde está la magia.

De pronto me abrazas y el mundo se detiene.

Y yo solo puedo decirte,

entre lágrimas,

que ella viene, 

si tú la llamas.

Abro los ojos y apareces, 

asomando sonriendo en mi almohada. 

Y de nuevo,

Eres.

Los pies descalzos y tu sonrisa clara de niña,

la luz de la ilusión en unos ojos aun dormidos, 

el reflejo de una mirada llena de magia que nunca se ha ido,

esa que hoy me susurra muy despacio y muy bajito,

era cierto...

han venido.

Mai

Maider Alonso 2016 Todos los derechos reservados. 

Enviar

email

Este campo es obligatorio.

Gracias!

En breve me pondré en contacto contigo. 

 

Mai.

Envía un correo a Mai! 

Deja tu mensaje!

Este campo es obligatorio.

Ponte en contacto con Mai

Marca Personal

            creada por  VidaEscrita