View Albums

Donde rompen las Olas​

Mai - Donde rompen las Olas

El día va muriendo lento, durmiéndome esta noche al mismo ritmo en que mis latidos caen y arden entre la madera que quema el aire atrapado en una chimenea. El aire que me sobra, el refugio de estos días fríos de invierno que se hacen breve caricia, cálida y templada bajo los rayos de sol que rompen en dos el día. Ese aire tan insoportablemente, leve. Ese aire tan bonito y abrigado cuando baja la luz mientras el sol va columpiándose ladera abajo hasta quedar, dormido.

 

Escuchaba poesía de la boca de Sabina, esa que hoy he hecho  un poquito mía, fundida en esa voz que susurra rasgada, que se posa como esa sombra que se tumba a tu lado en la alfombra, a la orilla de la chimenea, a esperar que suba la marea…que a veces acaricia, pero nunca te lleva.

Y es que si..Hay pasiones que se escriben en una alfombra frente al crepitar de una chimenea, desnudas y envueltas en una piel acariciada con la luz apacible y desmayada de la luna. De esas que te estremecen como si de repente todo fuera suficiente aquí y ahora, de esas que se dibujan en el aire tan intensas y efímeras como pompas de jabón. De esas que te impulsan hacia lo imposible, hacia ti, hacia adelante, que te llevan sin importar cuántas veces quieran alejarte de ella..que no hay nada igual, como los intentos del océano por besar el mar… Qué bonito ese amor.. no crees?

 

Dicen que hay algo de magia en ese instante en que te acercas a ella, en que sin apartar los ojos de los suyos, vas perdiendo forma y cuerpo hasta solo sentir sus latidos en tu piel de tambor. Es entonces cuando sientes que te toca por dentro, como si de pronto posara su mano suavemente sobre tu corazón, como si el eco de tu voz retumbara cada vez más fuerte, como si de pronto recordarás quién eres, en una caricia que duerme tus miedos, que calma el dolor, que ilumina los huecos más fríos con la luz que refleja . Ese momento en el que sí uno, si ha olvidado su verdad, la vida te pone de rodillas frente a ella sin piedad. En el que bajas la mirada una vez, para dos, verte mejor. Escucharla mejor. Porque ella habla. Y es entonces cuando uno sabe y siente que el corazón es el único lugar para inventar una razón. El único lugar donde serás, libre, y sin condición.

 

 

Escucha… De nuevo a mi lado, este cantautor, poeta y mi sombra en mi mano hoy,  me cuela ese porque el amor cuando no muere mata… porque amores que matan nunca mueren….

Pero tú y yo sabemos, de esas pasiones o amores, infiernos o sinsabores que me has contado, y no de esas que se matan en la cama cuando existen las ganas. No….Son esas que pasan a ser pasiones tristes e impotentes, donde la pasión muere o se disfraza de un amor, que no es amor. No nos engañemos. El amor no duele. No empequeñece. No se cose a cicatrices. No silencia almas. No te roba el aire que respiras. No anula voces. No te hace llorar en canciones, si la canción no eres tú.

 

 

Y tranquilo, hoy no llores amor. Esto va a ser bonito, como tú…seas lo que quieras ser, cuento, poema o esa canción. Tan sencillo como intencionado. Un soneto, emocionado.

Una declaración de esperanza y derechos olvidada. Hoy tan pronunciada y poderosa palabra, pronunciada sobre la luz de la noche maltratada. Con toda la fuerza que nace en mi, de esas palabras que te acarician la piel y llegan como esa ola a tu orilla de los labios de quien te dice, creo en ti.

 

Lo sientes? Sientes esa magia? Ese aire insoportablemente leve? Que siempre sea así. Que pese tan poco y que lo llene todo. Yo, creo en ti.

 

Y hoy, que el aire que a ti te falta, te haga volar con el empuje de un huracán. Que lo que nunca te hizo temblar de emoción te haga romperte a latidos. De grado ascendente, en la escala de fuerza o en la musical, pero en alta frecuencia. Vibrar y tambalearte en medio de un ciclón. Todo al mismo tiempo. O uno o lo otro. Sujetarte a una farola o el vuelo de tu falda, depende de lo que quieras dejarte llevar. Si volar o que te sobrevuelen. Que te retumbe y tiembles, desde tus rodillas a todas tus paredes... Hagas lo que hagas, hasta que las mariposas te abandonen para prestarte sus alas.

 

Que el mal amor no pise la flor que aún conservas en tu jardín de infancia, esa que tú has regado de tu propia sangre, amor, sudor y lágrimas. Porque seguramente como mínimo hubo un poquito de todo, y pocas veces mucho de lo otro y quizá, nunca haya suficiente de nada. Porque si vives a latidos, me temo que pueda ser un no parar. Como una arritmia tras otra, tan dulce como mortal, en un jardín de flores o en un ramo con un lazo en la curva de alguna carretera sin nombrar. Que quiera abrir tus puertas, pasar y quedarse a celebrarlo. Aunque a veces seas la niña que llora en tus propias fiestas. Y quedarse. Quedarse a recoger cuando los invitados se hayan marchado y también con los que se quedan. Con esos demonios también. Con todos tus miedos y pesadillas también. Porque para sueños, ya estás tú.

 

Que él, te tome de la mano porque no haya otro modo mejor de recorrer el mundo que no sea contigo. Que ese sea el camino y no el destino. Que en tus días grises te pinte el cielo de cualquier color con tal de poder estar un centímetro más cerca de ti. Y que te cierre los ojos con besos en los párpados, para que tú por fin, puedas verlo. Serlo. Más feliz. Y puedas tocar el cielo sin levantarte ni un palmo del suelo. Para que puedas sentirlo de cerca. Para que puedas acariciarlo como si nunca se hubiera resquebrajado. Que tus locuras se amen, como aman los cuerdos más locos. Sujetándote los pies en el suelo y sosteniéndote el corazón en el aire. Sujetándote la mano cuando saltes del acantilado abajo, acompañándote en la caída, libre. Con tal de que hoy seas más feliz, más libre, más tuya. Más tuyo.

 

Que tus errores se comprendan y no que se castiguen. Que equivocarte esté permitido, y además sea necesario. Y que cuando caigas, esté ahí para ayudarte a recoger los pedazos cuando te hayas roto. Para ayudarte a recordar cuando lo olvides, que tú siempre podrás, volverás y sabrás volver a recomponerte. Que tu amor se acepte y se devuelva con la misma fuerza que se cierran los puños para que algo no se escape. Y no que los puños te traten con fuerza y sin ningún amor. Si a ese amor que te va quedando grabado en la piel. No a marcas ni cicatrices. No a la letra con sangre entra. Y si a besos. De vidas. De duelos. De ansias. De superación. De abrazos. De risa. Caricias. De historias. De pura y simple felicidad. Y que feliz, te moje de ganas y que te derrames en colores, ilusiones al sol, siempre al sol. Desnuda y al aire..que dicen que así las heridas curan antes. Porque lágrimas ya has derramado bastantes. De esas ahogadas, tan llenas y sin aire. De esas que pesan tanto, que no caen. Derrumban. De esas ya te has secado bastantes con el corazón encogido, ese que ya tienes de sobra, con vendas vestido. A golpes cosido. Perseguir algo así, empezando por ti. Una vida así. Un sentir así. Ese Amor. Cálido como los últimos rayos del sol que te duermen por las espalda al final de un largo día de playa. Intenso como ese café que tus manos acarician, sostenido y mecido en ese abrazo fuerte y delicado, de porcelana fina. Para que te acaricie en tus más frágiles lugares y en aquellos donde más miedo tengas de romperte. Como rompen las olas que nunca rompen del todo ni a una. Esas. Esas que sin querer, se derraman en suave espuma mucho antes de llegar a la orilla.

 

Que los miedos pierdan así sus ídolos y sus sombras en ese amor que te mereces. El mismo amor con el que quieres que te merezcan. Porque quizá ya no importa demasiado tener la respuesta exacta, ni saber si será la más acertada, ni si será la solución al crucigrama de tu mirada, a veces desesperada. Quizá eso ya no importa tanto si cuando vuelves a creer, puedes volar a través de esa emoción empañada y tan llena felicidad.

 

Perseguir ese amor, más sujeto a la locura que a la razón. Como cuando te haces sueño…Ya seas cuento, poema o canción.

Mai

Maider Alonso 2016 Todos los derechos reservados. 

Enviar

email

Este campo es obligatorio.

Gracias!

En breve me pondré en contacto contigo. 

 

Mai.

Envía un correo a Mai! 

Deja tu mensaje!

Este campo es obligatorio.

Ponte en contacto con Mai

Marca Personal

            creada por  VidaEscrita