Alas de Papel

Escribir es la caricia del que siente,

es siempre asomarse

a una mirada que derrama amor

por unas letras que nunca acaban, 

en unos versos que siempre emocionan

allí donde te tocan. 

 

Hay días, amor, 

en que no hay voz para este silencio

y la caricia en el pecho y el despertar de la herida,

estremecen.

Dos silencios después, 

dejo los párpados caer y tiemblo,

con el suave gemido de la piel tras el primer roce.

 

Es bonito el silencio en tu espalda

—recorres sin palabras—

y detrás de mi, amaneces. 

 

Amanece,

y a la luz del alba esos días mudos de mi

se desvanecen,

me abandonan de pronto llevándose consigo

los pedazos de quien fui, 

de quien hoy tiene el latido dormido y no solo sueña,

a veces duele, llora, hiere.

 

Como en todo acto de amor

la verdad siempre acontece

las mariposas alzan el duelo,

escampan las nubes

de mi pelo.

 

 

Lentamente y a tientas,

me asomo a ese vacío que todo lo llena

y despliego en mi cielo el color amor. 

Ya no me dueles, ayer, 

hoy me abro al abrazo

con alas de papel.

 

Todo el sentir entonces me araña,

me arrodilla ante la verdad, 

me desarma sin piedad.

A veces siento miedo, si.

Por mucho que abro los ojos

no alcanzo a tocar la luz. 

Pero estiro los dedos

sabiendo que al otro lado tú.

 

Mai Alonso- Alas de Papel

Una Marca Personal de