A caricias

Tus labios bailando en el delicado borde de mi cuerpo desnudo.
Cerrando heridas del pasado que aún tiritan si son acariciadas por unas manos que solo saben recorrer sin prisa la vida.

Eso son caricias.
Abrazarse tanto a la vida y romperse al mismo tiempo en mil gotas sin saber si llueves o lloras.

Revivirte en ese aire que me dan tus quiero si te respiro la vida cuando no puedo.

Rozarte el paso de tiempo y hacer que el día muera lento si la noche llega para quedarse eterna en un abrazo de piernas.

Mirarnos de frente y dejar escapar entre los labios ese universo hecho suspiros que se abre en mi pecho si tus ojos me miran y me llueven estrellas.

Debatirnos mudos hasta que la piel grite basta en esa guerra suya a deseo deshecha,
entre el querer quedarse y el dejarse ir,
en el inevitable caer y el fundirse a unos brazos que te sostienen,
entre batallas libradas a versos que se escriben a saliva sobre un cuerpo de lienzo.

Amanecernos, la noche a bocados.
Besos a pedir de boca.
Estrellándonos la vida contra los labios,
una y otra vez,
hasta quedar dormidos.

Eso son tus caricias.
Sentir tu vuelo,
si el cielo es eso;
Volar colgada de tus labios
perderme en tus ganas,
con el viento en contra
y las alas intactas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares
Share This